Restauración de Tapas de Libros en Cuero

Por Johanna Maria Theile
Universidad de Chile

Johanna Maria Theile es conservadora y restauradora, profesora de la Universidad de Chile, miembro de dos directorios de conservación de la UNESCO (Directory Board del ICOM-CC (International Council of Museums-Committee for Conservation) y del Directory Board ICOM Disaster Relief Task Force). Nacida en Valparaiso, Chile, por accidente, aunque habitante de Chile por elección, tengo el honor de conocerla y mantener un trato amistoso.

Su vida profesional es intensa y admirable, trabaja en el salvataje y restauración de archivos de todo el planeta, como los miles de manuscritos islámicos de siglos de antigüedad, de las bibliotecas de Tombuctú y el Museo de Sahel, en Gao, que resultaron dañados después del golpe de estado que sufrió Mali, Africa, en 2012; o cuando el histórico Instituto Egipcio, en El Cairo, creado por Napoleón ardió en llamas en 2011 y con él la más importante colección de manuscritos y mapas del país. Estos son sólo algunos ejemplos de su apasionante actividad.

Agradezco que me haya permitido publicar estas charlas en mi página que no dudo les resultarán de mucho interés. Algunos consejos pueden resultar demasiado técnicos para el investigador amateur, pero de todos modos consideré que es importante darlos a conocer.

 


 

Restauración de Tapas de Libros en Cuero

El Cuero

El cuero es una piel de animal sometida a tratamientos químicos (curtidos) que evitan su deterioro debido a la acción del agua y las bacterias. Sus características principales son: flexibilidad, elasticidad, alta resistencia a la ruptura y facilidad de fabricación. Su principal material constituyente es el colágeno, que es una proteína fibrosa que se entrelaza en atados y representa entre el 85 al 88% del total. Además contiene otras sustancias como proteínas, grasas naturales, y aceites usados en el proceso de curtido, carbohidratos y sales minerales.

Debido a su composición, principalmente orgánico, es un material higroscópico, cuyo contenido de humedad depende de la humedad relativa del ambiente. Cambios bruscos  de ésta hacen que el cuero se dilate o contraiga. Por ejemplo; al cambiar la humedad relativa de un 80% a un 30%, la superficie de algunos cueros se encoge en un 4% a 5%, pudiendo llegar hasta un 12-14%, dependiendo de la calidad el curtido. En condiciones normales, el cuero contiene de un 12 a un 14 % de agua, la cual actúa como lubricante entre las fibras moleculares, permitiendo que se deslicen entre ellas con suavidad, dándole al material su flexibilidad característica.

Para efectuar un tratamiento adecuado a una pieza de cuero, primero es importante desinfectar el objeto antes de tratarlo, revisando bien si hay insectos u hongos. Luego debe estudiarse el camino a seguir, pues no existen recetas universales. En consecuencia debe analizarse el problema especifico que uno enfrenta y elegir la mejor solución para cada objeto particular.

Almacenamiento

No pueden estar expuestos al sol. Se debe proteger del polvo, de la humedad y de la suciedad. La pieza donde se guarde debe tener una humedad relativa en el rango
45-55%, ya que una humedad mayor provoca hongos. Para mantener la humedad relativa en este rango se ha demostrado la conveniencia de utilizar vitrinas de madera forradas internamente con tela, o bien emplear cajas de madera. Cada objeto debe ser envuelto en papel japonés. Todos estos son materiales que absorben la humedad, evitando su propagación hasta el cuero, es decir, actúan como elementos aislantes. En casos extremos habría que regular la humedad del armario o vitrina con Silica gel.

Limpieza de objetos con cuero

Si el objeto es muy delicado es decir en mal estado solo se puede limpiar con un pincel para sacra el polvo .Yo los suelo limpiar las tapas de los libros con goma en polvo. En mejor estado se puede pasar una aspiradora pero con una gasa en la parte de adelante para que no puede tragar una “evidencia “ o un trozo suelto del objeto. En el caso que el objeto este en buen estado (sin problemas de acidez etc.) también se puede hacer un  una espuma de un detergente suave ejemplo OMO , se coloca un poco de agua destilada en una fuente se agrega el detergente y se hace la espuma,

Pergamino

Una antigua receta muy utilizada para limpiar pergaminos es la siguiente:

100 ml de alcohol de 30% combinado con 20 gm de bilis de buey en polvo ( la vilis se la puede comprar a un carnicero), convirtiéndola en un polvo en una picadora eléctrica doméstica. Hecha la mezcla, se revuelve bien y se deja reposar por media hora. El líquido se hace pasar por un filtro para no agregar lodo al objeto, y se aplica con un pincel.

Manchas sobre el cuero

Las manchas de agua salen si se coloca el objeto sobre vapor de agua, moviéndolo constantemente a una distancia de 20 cm. de la fuente de vapor. No hay que asustarse si la superficie se oscurece más, porque al secarse desaparecerán las manchas y las zonas oscuras.

Las manchas de tinta, lápiz labial y de fruta cuesta sacarla y lo ideal es hacerlo inmediatamente después de producidas. El tratamiento consiste en colocar un algodón con un poco de agua tibia en el lugar, de este modo no penetrará la tinta dentro del cuero y el agua  disuelve la tinta. Si la mancha sale, deberá colocarse agua también en todo el resto del cuerpo para que no se forme una mancha de agua.

Pegamento

Para el cuero se recomienda engrudo disuelto en agua hervida, adicionando un poco de formaldehído para impedir la putrefacción del pegamento. También se puede usar cola carpintera. Colle, Cologre y Vultro Fest 79, pero son difíciles de encontrar en nuestro mercado.

Faltantes

Para fabricar un faltante se utiliza otro trozo de cuero, si es posible del mismo animal, porque distintos materiales reaccionan de manera diferente.

Par poder trabajar en buenas condiciones es preciso llegar hasta la parte de atrás del cuero. Por ejemplo, en el caso de un asiento o silla de cuero, habrá que sacar el cuero de la silla.

Si falta un trozo grande, se corta el cuero nuevo en forma ovalada o redonda, en tamaño superior de la parte faltante, aproximadamente 1 a 2 centímetros más. Los bordes de la parte nueva se rebajan con un cuchillo y el trozo reemplazante se coloca en el lugar del faltante, bajo el cuero original, buscando que calce bien y que no se produzcan levantamientos en los puntos de contacto entre cuero viejo y nuevo. Logrando lo anterior, se procede a pegar.

Si se quiere agregar un trozo pequeño, se dibuja sobre un papel o sobre el cuero mismo la forma del faltante, que después se recorta dejando 1 cm de más para poder rebajar el borde. Se rebaja el borde del cuero original y también el borde del cuero nuevo, se prueba y si ambos calzan bien, se procede a pegar.

En caso de haber un tajo en el cuero, se corta una tira del largo del tajo, dejando a los lados unos centímetros de más. Luego se pega la tira nueva por la parte de atrás del original, tapando el tajo y dando la firmeza suficiente para evitar una mayor abertura del cuero. Esto también se puede hacer en los bordes de un objeto débil o a punto de romperse, cuidando siempre de aplicar el cuero en la parte posterior del original, nunca por delante.

Es importante, para lograr una mejor unión entre el cuero viejo y el nuevo, rebajar los bordes de ambos. Para esto, si el cuero viejo es quebradizo, es preferible usar una lija de papel fina en vez de un cuchillo. Al realizar este trabajo, se debe procurar separar el cuero del objeto mismo. Por ejemplo, la tapa de cuero de un libro debería separase –si es posible- para efectos de este trabajo, de las hojas de papel o de pergamino. Siempre se raspa en los bordes una superficie de un ancho de 1 a 2 cm.
El cuchillo se coloca  un poco inclinado. Conviene probar primero sobre un trozo sin importancia, puesto que se requiere de cierta práctica para hacer los rebajes. Este sistema no sólo es empleado en cuero, sino que también es aplicable a otras restauraciones como por ejemplo en papel.

En el caso de agujeros, también puede rellenarse la parte faltante con una pasta formada por engrudo y cuero pulverizado, que se adhiere bastante bien al original.

Cuero quebradizo

Si es posible, debe medirse primero el  pH para detectar la presencia de ácidos, y se coloca el producto llamado DLM emulsión de grasa N 4060.


20% Lipoderm –licker S.A.
10% Lipoderm A
10% Kariom F
60% agua a una temperatura de 60°C


En caso de que haya dificultad para disolver el lipoderm, se coloca el envase en agua caliente, a baño María y se agita hasta  lograr disolución. Esta mezcla la puede aplicar varias veces, dejándose secar a temperatura ambiente y se puede usar para cualquier tipo de cuero.

El sistema que uso yo muchas veces para revivir cuero seco quebradizo es el sistema llamado BML  ( British Museum leather Dressing) que contiene:


200 gm de lanolina
25 gm de aceite de cedro
15 gm de cera de abeja amarilla
330 ml de hexano.


Se hace la mezcla y se deja reposar por varios días hasta que se forma una pasta cremosa que luego que se aplica al objeto mediante un pincel o un paño. El cuero queda algo pegajoso después de la aplicación y luego la solución entra al cuero. Como también sus manos quedarán impregnadas de la mezcla, lávelas primero con hexano y después con agua y jabón.

Yo esta receta la uso mucho y me ha dado un súper buen resultado los ingredientes los compro en Michelson.

A los cueros oscuros, que son especialmente duros, si es que no tienen pinturas o dorados, se les puede aplicar la emulsión: DLMN 1101, cuya composición es:


25% alcohol
25% Tolhueno
50% grasa neutralizada SS


Esta emulsión se revuelve y se guarda en un frasco, ya que puede vaporizarse con facilidad. La emulsión se aplica con un pincel, o bien en el objeto se sumerge dentro de ella por 2 a 3 horas. Si se mueve un poco el cuero, se acelera el proceso. Este tratamiento puede aplicarse varias veces, hasta que se logre recuperar la textura deseada.

Problemas de ácidos en los cueros

En estos casos, la superficie se suelta con facilidad y los cueros son quebradizos, de modo que necesitan un tratamiento especial pués contiene ácidos. Es preciso analizar pH con un papel indicador que se coloca sobre la superficie del cuero, se agregan unas gotas de agua destilada sobre el papel. El color obtenido en el papel se busca en una tabla de color versus pH que sale en la tapa de la caja. Normalmente el cuero tiene un pH de 7. Los pH inferiores a 5 son peligrosos para el cuero.

 De haber acidez, el cuero se neutraliza con amoniaco, usando una solución  de 4-3% de amoniaco en agua para un pH entre 4-y 6,5, pero se recomienda dejar ese trabajo a un especialista. Otro sistema usado en un instituto de Praga, es colocar una emulsión de:


200 ml éter del ácido acético.
50 ml Hidróxido amónico (concentrado al 25%)
250 ml de acetona
50% ácido láctico
1000 ml de agua destilada.


Este sistema se ha usado principalmente en tapas de libros con manchas rojizas que se producen con el aire.

Hongos que pueden atacar el cuero:

El cuero es dañado fácilmente por hongos que se alimentan de grasa animal contenida en el cuero El daño comienza en el sector de las costuras y se reconoce por la presencia de manchas grises. Para tratar el cuero, se recomienda  dejarlo ala sombra, a la intemperie, para que se mueran los hongos. Después las manchas se eliminan con bisturí o con escobilla suave. También se puede aplicar Tego-Spray varias veces al día sobre la superficie del cuero y dejarlo secar a temperatura ambiente. Para prevenir nuevos ataques es recomendable utilizando guantes, frotar con un paño humedecido en una solución de Oxidifenil Pentaclorofenol, y dejar el cuero en un ambiente de humedad relativa inferior a 50%, pero no menos de 45%, porque se puede secarse o tornarse quebradizo.

Manchas de hongo en un cuero

El cuero, cuando esta húmedo o mojado, es atacado por bacterias de los géneros Thysaura o Dictioptera. Además son sensibles a los insectos de la familia de los Dermistidae y a una especie de la familia de las termitas. Los insectos dejan agujeros en el cuero. Se puede hacer un tratamiento basado en gas dentro de vitrinas, cajas, armarios o bolsas plásticas, todos los sitios deben estar bien sellados. Para esto se puede emplear Phostoxin siguiendo estrictamente las intrucciones, ya que se trata de un producto muy tóxico. Otra alternativa es pintar el objeto con Xilamon con un pincel. Hay otros productos buenos, pero difíciles de conseguir en nuestro mercado, como es el caso de III Tespecial y el Aroma Insectenil.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación y personalizar el contenido de los anuncios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede conocer nuestra Política Uso de Cookies AQUÍ